Ozono en agua.png
Desinfección y potabilización de agua
garrafones.jpg

Agua para consumo humano

El ozono como desinfectante es mucho más eficaz que el cloro, la luz ultravioleta o cualquier otro método convencional. Abarca un espectro mucho mayor en desactivación y eliminación de virus, bacterias, hongos, parásitos, amebas, levaduras, e incluso elimina organismos cloro-resistentes como quistes, algas, esporas, protozoarios, etc.

En cuanto a su capacidad de refinación, el ozono elimina:

-Microfloculantes tales  como: pesticidas, herbicidas, hidrocarburos, detergentes, fenoles, cianuros.

-Materia orgánica y partículas causantes de olor y color.

-Metales pesados, hierro y manganeso.

 

Desinfección y descontaminación de envases

El ozono es el único método 100% seguro y totalmente ecológico para la desinfección de envases y el reaseguramiento sanitario en líneas de embotellados. El uso del mismo hace mucho más fácil, rápido y seguro el proceso de limpieza para reutilización de envases, a la vez que otorga una mayor vida útil a los mismos.

El uso de ozono en los procedimiento de lavado y enjuague de envases, garantiza que no surjan biofims ni colonias de algas en los mismos, aun cuando estos quedaran a la intemperie o expuestos a la luz solar. Este uso del ozono es muy importante, no sólo por el deterioro y trabajo extra que causan estos organismo en los envases, sino porque la presencia de los mismos son uno de los principales problemas que causan la pérdida de clientes.

 

lavado de envases.png
 
 
fabricación de hielo.gif

Agua para fabricación de hielo

Algo especial sucede cuando se fabrica hielo con agua que ha sido ozonizada, algo que no sucede en ninguna otra aplicación: el ozono puede conservarse dentro del hielo gracias a las temperaturas por debajo de cero que este posee, por lo que cuando se descongela, el agua resultante actúa como un antiséptico natural que garantiza inocuidad en los alimentos.

El ozono presente en ese agua, una vez cumplida su tarea de desinfección, se reconvierte en oxígeno ambiente, por lo que no deja residuos químicos en alimentos ni bebidas. Esta particular ventaja es muy importante en ciertas áreas industriales como la fabricación de hielo en escamas para la conservación de pescados y frutos marinos, desde su pesca en alta mar hasta el consumidor.

 

Mantenimiento de piscinas

El uso de ozono en piscinas no decolora el pelo ni los textiles, no irrita los ojos ni las fosas nasales. El ozono presente en el agua de piscina, al descomponerse se reconvierte en oxígeno ambiental, creando una atmósfera que mejora la actividad y rendimiento del nadador.

 

El ozono usado en tratamiento de aguas de piscinas, contribuye al ahorro hídrico debido a que el agua ozonizada no necesita reposición ya que el efecto descontaminante y floculante del ozono renueva en todo momento el agua convirtiéndola en agua limpia y cristalina.

El ozono es un desinfectante de escala industrial, ecológico y mucho  más eficaz que el cloro. Usado en aguas de natatorios, elimina bacterias, virus, esporas, mohos, algas, protozoos y parásitos.

piscina.jpg
produccion agua ultrapura para laboratorios.jpg

Cuando lo que se pretende es lograr agua ultrapura para operaciones de laboratorios, uso farmacológico y empleo en ciertas áreas de la industria electrónica, la forma adecuada de generar ozono es por medio de una reacción electrolítica.

 

Este sistema de generación de ozono utiliza el oxígeno presente en el agua usada como materia prima, recombinando una porción de su oxígeno y creando el ozono. Es decir, se emplea el oxígeno presente molecularmente en el agua para su autopurificación.

 

Esta forma de generar ozono constituye el método óptimo para la obtención de esta agua ultrapura, ya que al ser ozonizada usando el oxígeno ya presente en ella queda eliminado todo riesgo de aporte de cargas iónicas y contaminación externa.

 
 
 

El uso del ozono para purificar el agua de estanques de piscicultura y acuarios aporta solución a los problemas de contaminación biológica y química que encuentra esta actividad. El O3 es un potente desinfectante y alguicida que, en su tarea de limpieza del agua de los estanques de producción, se descompone reconvirtiéndose en O2 sin dejar subproductos ni rastros químicos, oxigenando el hábitat acuático.

En sistemas cerrados de piscicultura con recuperación de agua, el uso del ozono en la etapa final de filtrado para desinfectar el agua antes de su reutilización es un proceso que garantiza calidad y ahorro en la producción ictícola.

Al ozonizar medios acuáticos de este tipo es muy importante establecer con precisión la cantidad de ozono necesaria para lograr el efecto buscado sea mantener el equilibrio biótico en los estanques a tratar.

piscicultura y acuarios.jpg